La impresión 3D… ¿para qué me sirve?

Cuando empecé a imaginarme que podría comprarme una impresora 3D no sabía más que por intuición para qué me iba a servir.

“Para enseñar”, digo siempre. Aprender, para enseñar.

Sin embargo, en estos días, que pude dedicarle unas horas, empecé a darme cuenta de una de las cosas que está ocurriendo en mi casa: la impresora 3D resuelve pequeños problemitas cotidianos a través del diseño de objetos a medida.

Voy a mostrar algunos ejemplos:

En casa se iban juntando frascos de mermelada vacíos, hasta que los tirábamos… entonces se me ocurrió diseñar unos aros con nombres de especias y tener un “especiero configurable”:

Especiero realizado con dos frascos de mermelada vacíos y una etiqueta de plástico impresa en 3D
Especiero

Otro ejemplo, con la cuarentena y las tantísimas reuniones por videoconferencia, llega un momento en que se necesita usar el celular mientras se carga, o mientras tiene conectados auriculares. Entonces diseñé un soporte para celular:

Soporte para apoyar el celular mientras se carga para realizar videoconferencias
Soportes para celular

Hoy me di cuenta de las horas que llevo desenredando cables de auriculares. Busqué en internet un porta auriculares, encontré este modelo para descargar gratis, y en una hora y media ya lo tenía listo:

Porta auriculares que evita que el cable se enrede
Porta auriculares

Y por supuesto, sigo imprimiendo souvenires y regalitos varios:

Manitos con dedos en V, carpinchos y pañuelo símbolo de la legalización del aborto, todo impreso en 3D
Carpinchos, Pañuelo verde, Dedos en V

Creo que me falta muchísimo por aprender pero de a poco le voy viendo el sentido, y cada vez me gusta más. Ya quisiera saber diseñar cosas más complejas, y tener una impresora que utilice otros materiales. Quizás con el tiempo, llegue.