Desgarramiento

Desgarramiento

He sentido el dolor de las madres, la sin razón de los amigos desaparecidos

El verbo esparcir, el lamento de las noches en vela, la blasfemia.

Los ojos de asombro poblaron las calles, el péndulo se volvió lúgubre y las horas fueron raptadas al sueño nocturno

Buenos Aires dejó de ser la reina del Plata,

La pluma del poeta se rebeló contra el sistema y la canción fue la portadora del legado de libertad de muchos autores, que hoy no están.

Hoy el recuerdo y el desgarro, la memoria de un paí­s que perdió los nombres de todas las edades.

Desde este sur hasta la otra orilla, el homenaje a los que portaron banderas con ideales.

Un pájaro trémulo levantó vuelo y se volvió popular.”

Alcira Jesiotr

En la recta final

Quiero comentar que estoy escribiendo poco en mi weblog, no porque hayan logrado callarme ni reducir mis energí­as sino porque me falta muy poco para recibirme de Licenciada en Educación y eso me tiene ocupada estudiando mucho.

Mientras continúo estudiando, recomiendo visitar un excelente weblog: Páginas dispersas.

Tiene todo lo que debe tener un weblog: accesibilidad, software libre, y excelente nivel en sus contenidos.

Mujeres

Hoy es el dí­a de la mujer.

Mujer que ya no quiere dejar todo por sus hijos y su casa, cansada de oir eso de “por vos dejé todo” que podí­an decirnos nuestras madres porque era cierto. Aunque no se lo habí­amos pedido. Sin embargo, aún queda resolver cómo no dejar todo por nuestros hijos sin dejar a nuestros hijos sin madre.

Mujer que ya no quiere ser aquella que está detrás de todo gran hombre; quiere ser grande por sus propios medios.

Mujer que ya superó la etapa en que debí­a demostrar su independencia con cigarrillo y minifaldas, porque ahora no debe demostrarle nada a nadie.

Mujer que está pagando los costos de trabajar, estudiar, atender a los hijos, envejecer de manera agradable y aún no resuelve cómo hacer todo en 24 horas sin agotarse, sin sentir que se va su vida en el intento… el intento de vivir, después de todo, la vida que casi todas elegimos -quienes podemos elegir-.

Feliz dí­a a esas mujeres, y a las mujeres que nos criaron libres pagando el precio de la incomprensión. Feliz dí­a a las mujeres que criaron a nuestras madres y todaví­a no entienden qué pasó que no salió todo como lo esperaban.

A mi abuela, que disfruta de su vida haciendo proyectos. A mi mamá, que rompió las cadenas y fue libre.

¿A quién beneficiamos con nuestra pedagogía?

Dicen que dicen que Piaget decí­a que cuando le enseñamos algo a un chico estamos haciendo que pierda la oportunidad de aprenderlo por su cuenta.

Sin embargo los docentes que hemos estado adentro del aula sabemos que la sola espera y la estimulación para el aprendizaje constructivo no llevan a buen puerto a alumnos que al salir de la escuela no tienen estí­mulo alguno.

Y cuando trabajamos con alumnos adultos sabemos que el tiempo es oro y que ellos no asisten a un curso para descubrir por sí­ solos sino para obtener contenidos concretos y respuestas a sus preguntas.

Un docente adhiere a una psicologí­a constructivista cuando cree que el aprendizaje no consiste en la incorporación de contenido externo sino en la reconstrucción de la realidad en el esquema mental del sujeto.

Sin embargo la experiencia nos indica que la pedagogí­a invisible, aquella en la que no manifestamos nuestras intenciones a los alumnos, perjudica a los alumnos menos capaces o con alguna dificultad.

Ser más concretos manifestando lo que esperamos de ellos es útil para que el alumno navegue con un mapa, sabiendo a dónde queremos que vaya la nave. Con esto evitamos que su esfuerzo por aprender deba incluir aprender qué busca el profesor con tantas preguntas.

En el caso de los docentes de informática, nada mejor que el uso de WebQuests para guiar el trabajo de investigación en la web: explicitamos los contenidos, los recursos, damos una guí­a para el trabajo y brindamos la posibilidad de saber qué se considerará un trabajo de calidad mediante la lectura de una rúbrica para la evaluación.

Sacrificio humano: alimentando a la deidad de la época

Los Incas alimentaban al Dios sol, que nací­a y morí­a todos los dí­as, con la misma vida sacrificando niños de otras tribus que dominaban.
Hoy ya no se adora al dios sol sino al dinero, y por dinero los inspectores de Cromagnon permitieron material inflamable, puertas de emergencia con cadenas y entrada de chicos con bengalas.
Por dinero en Argentina se siguen utilizando micros de dos plantas sabiendo que en el resto del mundo están prohibidos por ser poco estables e inflamables. Por dinero la empresa de camiones tiene en malas condiciones laborales al chofer del camión que se duerme en el volante o se emborracha. Por dinero no se mejoran las rutas ni se agregan policí­as controlando.

Una diferencia es que toda esta gente está matando jóvenes argentinos, aunque pueden parecerles de otra tribu porque actúan como si nada pudiese pasarles a ellos mismos.
¿Cómo se lo explicamos a los padres de los chicos muertos ayer en el accidente? ¿Y a los compañeros de los chicos que murieron? ¿Cómo sigue funcionando esa escuela hasta fin de año?

Qué triste paí­s el que mata a sus propios hijos.

Este post fue publicado en este mismo weblog cuando estaba alojado en Blogger el 10 de octubre de 2006, por eso pertenece a la categorí­a “Refritos”.