Grupos de autoformación: acercándonos a las utopías

Cuando se habla de educación, solemos hacer hincapié en que el alumno debe ser una persona activa, que no debemos limitarnos a dar información y después evaluar hasta qué punto esa información fue retenida, que nadie debe estudiar para la nota, para el certificado…
Cuando creé el grupo de autoformación de Squeak/etoys y después el de Moodle, pensaba justamente en eso: un espacio en el que sus participantes fueran personas automotivadas, con iniciativa propia para estudiar sobre un tema complicado de abordar en soledad…

El grupo de autoformación de Moodle tiene hoy 260 participantes. Es una hermosa comunidad donde muchos integrantes tienen un alto nivel de conocimientos sobre la herramienta. En teoría no necesitan aprender y sin embargo están allí para responder las consultas de otros participantes. También hay participantes cuyos conocimientos no son tan elevados pero que ayudan dando la bienvenida, respondiendo sobre temas que ya pasaron por nuestros foros y que la gente no encuentra; aconsejando, recomendando, haciendo críticas y halagando las plataformas que sus compañeros van creando…

Por otra parte, hay otra reflexión que me gustaría compartir en este post.

Hace años que soy una defensora del software libre y de las licencias libres. He tenido discusiones con programadores, con escritores, con gente que vive de sus creaciones artísticas o tecnológicas, y muchos de los que se sentían ofendidos por mis planteos me decían: ¿por qué yo no puedo cobrar por mi trabajo?. Mi respuesta -que no fue fácil de elaborar sino que requirió lecturas y reflexiones varias- es que una cosa es cobrar por vender “ejemplares” de sus producciones (por ejemplo, cada vez que alguien compra un libro, cada vez que alguien publica una foto) y otra es cobrar por el hecho de producirlas (cobrar un sueldo para programar, cobrar por escribir algo aunque su licencia sea Creative Commons, cobrar por ir a sacar fotos a un lugar…).

Ahora que coordino algunos grupos de autoformación siento que estoy trasladando a la educación el modelo que defiendo: la gente no está pagando por recibir información ya que se trata de personas que se forman a sí mismas. Tampoco están pagando por recibir un certificado que acredite los conocimientos adquiridos. Simplemente pertenecen a una comunidad que los apoya en este proceso en el que ellos mismos son sus propios tutores.

Varios sueños cumplidos en un mismo proyecto; el próximo objetivo es que este grupo perdure en el tiempo con renovados integrantes, y que cada participante devuelva a la comunidad lo que recibió, respondiendo mensajes en los foros y comentando sus experiencias.

Otros posts sobre Moodle y el grupo de autoformación:

Crear una consulta en Moodle
Moodle Moot: Conclusiones y fotos
Se viene Moodle Moot
Cambiar el idioma de una plataforma Moodle en KeyToSchool
Grupo de autoformación: Moodle
Cómo tener una plataforma Moodle en un hosting gratuito (III)
Aplicaciones de código abierto para educación a distancia
Cambiar el idioma de una plataforma Moodle en FreeHostia
Cómo tener una plataforma Moodle en un hosting gratuito II
Cómo tener una plataforma Moodle en un hosting gratuito

5 thoughts on “Grupos de autoformación: acercándonos a las utopías”

  1. Ya pauté a este artículo para releerlo y seguir todos los relacionados que sugieres.
    No pude seguirte. Problemas de salud de un familiar, hoy afortunadamente resuelto,pero que aún requiere de mi presencia, me alejaron de muchos intereses…
    Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *