Corto

Impresionada desde el primer momento del tsunami, primero por el sismo y enseguida por un mail que recibí de Greenpeace donde advertían sobre el gravísimo problema de las centrales nucleares, no puedo sacarme este tema de la cabeza….

En el agua del estanque
flotan restos de una cuna,
ya… la bomba ya estalló,
la guerra del final aquí…

Por entre los edificios
andan mil tormentos sueltos,
hoy la luna prosiguió
temblando por quedar así…

¿Por qué otra vez la energía nuclear tiene que golpear al mismo pueblo? El dolor del terremoto, el dolor del tsunami, el dolor de la radiactividad, el dolor sobre el dolor histórico de la guerra y las bombas atómicas…

Apoyo de Greenpeace a Japón

Lecturas recomendadas

Fukishima arde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.