Encantados, sorprendidos, superados, consumidos

Teléfono de disco

Años ochenta. Viaje en bondi.
¡Riiiiing!
-Hola?
-¿”Ring”? ¿En el colectivo? ¿Alguien tiene un zapatófono?

La tecnología, que empezó llegando a nuestra mente a través de la literatura y la televisión, un día llegó a nuestros amigos de plata, o a los que venían del exterior, y la veíamos como algo caro e inaccesible y por lo tanto fuera de nuestra área de interés (el famoso las-uvas-estaban-verdes). Pero un día la tecnología llegó al colectivo. Y llegó a los familiares sin tanto dinero, y llegó a la publicidad. Y llegaron las cuotas, y finalmente el aluvión de dispositivos invadió nuestros hogares.

El teléfono gris, verde o rojo de Entel fue reemplazado por el de botones (“digital”?), que lo cambiamos por el teléfono inalámbrico. El primer teléfono celular que yo tuve fue prestado por la clínica porque se acercaba el nacimiento de mi hijo (año 1999). Un día tuvimos un teléfono celular en la familia, y poco tiempo más tarde ¡Uno para cada uno! Ahora los chicos anhelan su propio teléfono inteligente (más inteligente que uno mismo!), mientras uno piensa (“todavía estoy pagando el que te compré el año pasado!”).Sinclair 1000

Por otra parte en los ’80 algunos tuvimos la Sinclair 1000 (o la Commodore, la Spectrum, la Atari o cualquier Home Computer), en los ’90 llegó la PC, y en unos años tuvimos ¡más de una PC en casa! (la viejita y una nueva). De un momento a otro empezamos a ver en todos lados la notebook, hace un año nos invadieron las netbooks, y ahora el que no se la compró se pregunta si le conviene una tablet

De los televisores gigantes y pesados pasamos a una cosa plana que además navega por Internet y hasta te avisa si tenés bajo el cierre del pantalón

Ahora empezamos en la prehistoria de los lectores electrónicos (ebook readers), que tendrá su propia evolución, inimaginable para mí. Sospecho que los libros en las bibliotecas van a ser reemplazados por grandes paneles llenos de enchufes y cargadores, estantes donde uno al lado del otro reposen los dispositivos recargando sus baterías… ¿Se acuerdan cuando en cada enchufe se conectaba una sola cosa? Después vinieron los triples, y las zapatillas, que ahora deberían simplemente formar una fila a través de todo el zócalo en cualquier vivienda… ¿o se vienen los cargadores inalámbricos?

Hoy escuché música en la habitación de mi hija y le pregunté con qué la estaba escuchando. Es de youtube. En el celular ese medio viejito que nadie usa, pero que tiene wifi. El nivel de apropiación de los chicos de la tecnología es increíble.

Vienen los amigos de mis hijos y traen sus dispositivos, juegan en red estando acá en casa, mientras yo… ¡también trabajo en la red!

Paso del encantamiento y el entusiasmo a la sorpresa, y por momentos a la sensación de que todo esto me supera… pero fundamentalmente me pregunto: ¿estamos siendo consumidos por el consumismo? No me gusta consumir, tener objetos sólo por tenerlos, pero voy cayendo en las redes porque se van rompiendo mis cosas anteriores o porque mis hijos no pueden ser tan diferentes del resto…

El problema es que Mientras miro las nuevas olas, yo ya soy parte del mar… 

¡Felices fiestas!

Árbol de navidad hecho con dispositivos

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *